Home Historia del GEE
Historia del Gupo de Energía y Edificación
Indice del artículo
Historia del Gupo de Energía y Edificación
Sus inicios
Primera etapa
Segunda etapa
Año 2000
En la actualidad
Todas las páginas

El grupo de Energía y Edificación de la Universidad de Zaragoza está adscrito al Área de Máquinas y Motores Térmicos del Departamento de Ingeniería Mecánica.

El GEE se dedica al análisis energético y medio ambiental de edificios y de proyectos urbanísticos, analizando las posibilidades que un diseño adecuado permite con el objeto de su optimización desde una perspectiva de reducción de los consumos energétics y, en definitiva, de la sustentabilidad. En este sentido se orienta la investigación y los proyectos de desarrollo y demostración abarcando objetivos dentro del

 

  • aprovechamiento solar activo y pasivo en la vivienda (arquitectura bioclimática, colectores solares térmicos, sistemas auxiliares optimizados, controles eficientes...),
  • los sistemas de evaluación energética (certificación) incorporando las técnicas de termografía y medida de infiltraciones como componentes del proceso,
  • colaboración para implantación del estándar pasiv haus para la evaluación de construcciones bioclimáticas,
  • análisis de datos climáticos, con reciente publicación del libro Energía Solar y Datos Climáticos de Aragón,
  • optimización de diseños urbanísticos cara a su sostenibilidad energética,
  • desarrollo de normativas y adaptación de las mismas a diversos proyectos urbanísticos,
  • la sostenibilidad de los proyectos urbanísticos con análisis de movilidad, ciclo de vida de materiales, incorporación de ESCos,
  • desarrollo de programas de simulación y optimización del diseño de edificios bioclimáticos (METEO) y de proyectos urbanísitcos (URSOS).

A lo largo de los últimos años el equipo ha ido modificando su composición, agrupando entre 12 y 16 personas. En este momento cuenta con 4 profesores, seis doctorandos y un grupo de colaboradores y becarios de diferentes nacionalidades (Chile, Méjico, España) y distintas formaciones base, fundamentalmente ingenierías.




Sus inicios.


Las actividades del Grupo de Energía y Edificación en torno a la Arquitectura Bioclimática (en adelante A.B.) se inician en Zaragoza con un ciclo de charlas que organiza José Antonio Turégano en 1980, en colaboración con el Colegio de Arquitectos. En ellas se tocaron diversos temas sobre energía solar y la componente práctica corrió a cargo del arquitecto Jean Paul Laubes, a la sazón miembro de un grupo de profesionales que venía desarrollando la A. B. en el sur de Francia.

En estos primeros años el grupo se centra en estudios de radiación y de la evaluación del potencial de la región para explotación de sus recursos. El grupo estaba formado además del ya mencionado J.A. Turégano por José Angel Gómez, Jesús Suso, Juan Ramón Ochoa y Javier Collado, los cuales culminaron varios proyectos que permitieron evaluar las componentes de la radiación solar con aporte de unas series de años experimentales propios mediante los datos de radiación directa y global medidos en Monegrillo. Sin embargo, es necesario esperar un par de años hasta que se realizan las primeras experiencias en arquitectura.



 

Primera etapa.


El edificio Pignatelli (1984) era el antiguo hospicio que fue reconvertido en sede del Gobierno de Aragón por el arquitecto director Nino Cisneros, en cuyo equipo se encuentra el arquitecto Juan Carmona que encarga el estudio del comportamiento energético del edificio. Se realizaron una serie de medidas de temperatura in situ, y se decidió proceder a la simulación eléctrica del comportamiento, al objeto de contrastar los resultados obtenidos. Para ello se construye un simulador a base de resistencias, condensadores, baterías y aparatos de medidas. Los resultados confirman la validez de las medidas previas que muestran una inercia general importante, con casi una amortiguación total de la onda y un enorme retraso en la cesión de la energía. El estudio evitó también una fuerte inversión en aire acondicionado pues los datos mostraban que la temperatura difícilmente superó valores de confort en verano.

Los arquitectos Unceta y Cebrián realizan el primer trabajo de Arquitectura Bioclimática en Aragón que merece este nombre, una vivienda bioclimática unifamiliar en San Juan de Mozarrifar (1984). El proyecto refleja el interés de su propietario, ferviente ecologista con una trayectoria profesional relevante como responsable de medio ambiente en Balay y su empresa sucesora BSH. El equipo universitario define y calcula los siguientes elementos:

  • invernaderos en planta baja,
  • galerías colectoras en la primera planta,
  • muros de carga,
  • chimenea con conductos hacia las habitaciones,
  • colectores de energía solar,
  • manufactura artesanal del propietario,
  • la primera experiencia de un aislamiento exterior en fachada


J.J. Rupérez consiguió llevar a buen término todos los elementos bioclimáticos, como con otras iniciativas.

Dos años más tarde (1986) se lleva adelante un proyecto de evaluación del comportamiento de la vivienda (J.A. Turégano, M.C. Velasco y C. Monné) que muestra el comportamiento altamente satisfactorio de la misma, manifestado en una serie de encuestas sobre confort que periódicamente han ido respondiendo los ocupantes. Las sucesivas respuestas muestran que incluso en los casos en que se alcanzan temperaturas de 18 ºC, las mínimas que se producen, los ocupantes no manifiestan sensación de disconfort. Esta es una confirmación clara del efecto positivo que sobre las sensaciones de confort tienen las temperaturas homogéneas alcanzadas en una vivienda con elevada masa térmica.

Los resultados confirman que, prácticamente, la banda de temperaturas se situó entre los 18ºC en invierno y los 26ºC en verano. Todo ello sin otro apoyo que la mencionada chimenea, que por el tipo de combustible que utiliza no ha permitido una medida fina de la energía consumida.

Después de esta experiencia el grupo entra en una fase de letargo, coincidiendo con el nombramiento de José A. Turégano como director del Centro de Cálculo de la Universidad de Zaragoza (años1984 a 1987). La experiencia permitirá incorporar, posteriormente, al trabajo del grupo, dos de las facetas que lo caracterizarán: la programación de herramientas informáticas de apoyo y la producción multimedia como sistema de difusión de los materiales producidos.




Segunda Etapa.


A su retorno al trabajo habitual, pasan los dos primeros años dedicados a reorganizar las tareas temporalmente abandonadas. Se inicia aquí un trabajo de preparación de dos publicaciones base de posteriores trabajos: Datos climáticos de Aragón(1995) y el Atlas solar de Aragón(1998).

Asimismo se inicia un trabajo de generación de programas informáticos que ayuden al profesional a diseños racionales desde el punto de vista energético, como el primitivo Archibal para realizar balances de energía en edificios. Fruto de estas actividades la colaboración del grupo con el Colegio de Arquitectos de Aragón, con cuyo apoyo y la financiación de la División de energía de la DGA, se pone en marcha un seminario de análisis y discusión (1989) sobre los temas energéticos desde el punto de vista de la arquitectura bioclimática. Es también en esta época cuando, en colaboración con Javier Unceta, se pone en marcha, por encargo de la Fundación Ecología y Desarrollo, un primer curso sobre Arquitectura Bioclimática (año 1990) que se imparte en la sede del Colegio de Arquitectos.

Continuación de todas estas actividades es el segundo proyecto de importancia en que participa el grupo: el edificio Proyecto Hombre, residencia de rehabilitación para drogodependientes que diseña el arquitecto Francisco Alós, y que materializa como directora de obra María Pilar Sancho. Este proyecto, cuyos análisis y propuestas bioclimáticas, realizadas por Joaquín Freixo y José A. Turégano, implican la incorporación de diversas opciones de diseño, consigue el apoyo de un proyecto THERMIE, pese a ser propuesto por un solo país contra la recomendación de que las propuestas debían contar con al menos dos países entre sus proponentes.

El refuerzo que la obtención del proyecto supone para la Arquitectura Bioclimática en la región, y para el grupo mismo, es difícil de evaluar. Al abrigo del proyecto no solo colaboran una serie de personas (Carlos Monné y los entonces estudiantes Miguel Angel Hernández y Eduardo Moreno) sino que se consolidan técnicas de monitorización y opciones de simulación con el programa Medea, segunda fase notablemente mejorada del ya citado Archibal.

Sin embargo, el proyecto que permite un cambio total de la realidad sobre la A. B. en Zaragoza, hoy la capital española con mayor actividad planificadora en el área, es la redacción del Plan Parcial para el proyecto urbanístico Ciudad Jardín Puerta de los Pirineos, posteriormente transformada en Parque Goya por obra y arte de los vaivenes políticos.

El proyecto lo lanza en 1994 el Director entonces de Urbanismo de la DGA, Jerónimo Blasco, defensor convencido de la incorporación de las energías renovables y anterior Presidente de la ya mencionada Fundación Ecología y Desarrollo. El equipo cuenta con el sociólogo Mario Gaviria, cuyos planteamientos apoyan, incluso estimulan, las propuestas energéticas que aporta José A. Turégano, de modo que el proyecto se configura como un intento sólido de aprovechar el diseño racional de las viviendas, impulsándolo por primera vez a nivel general, en viviendas VPO, con precio limitado, y mediante las correspondientes normas reguladoras de la concesión para cada parcela mediante el correspondiente concurso público.

Así, se redactan las que probablemente han sido las primeras normas bioclimáticas incluidas en un concurso de adjudicación de parcelas. El planteamiento se consigue hacer viable mediante un apoyo económico indirecto para compensar el sobrecoste que, entre un 5 y un 15 % en función de la importancia, suponen las medidas bioclimáticas adoptadas por los proyectos que concursan. Este apoyo lo proporciona el bajo precio del suelo, ya que sólo se cobra el coste de urbanizar el espacio. Con este enfoque se incorporan un conjunto de puntos al pliego de condiciones del concurso, que, posteriormente sirven de pauta a otros proyectos de urbanización fuera de la región.

De nuevo, el proyecto merece (1995) el apoyo de un programa THERMIE que permitirá, con los resultados obtenidos en la monitorización, demostrar, con toda evidencia la importancia del diseño bioclimático dentro de un marco urbanístico apropiado. Este proyecto supone, a su vez, el cambio radical de orientación del grupo que asume una línea de trabajo que integra la A.B. en lo que llamamos el urbanismo sostenible.

Coincidiendo con la culminación de este proyecto se inician actividades de formación en dos postgrados de la Universidad de Zaragoza. El primero es el postgrado de Eficiencia Energética y Energía Renovables que coordina CIRCE y el segundo es el postgrado de Urbanismo, impartido en la Facultad de Derecho.

En este periodo (1995-1999) se incorporan al grupo varios de sus colaboradores actuales. Además de Juan Carlos Pericás, que abandonará el grupo años más tarde para incorporarse a una oficina de diseño y más tarde a la dirección del servicio de Arquitectura Bioclimática, creado por el gobierno de Aragón, se suman los esfuerzos de diversos becarios: Felix García, Beatriz Velasco, Manuel Marín, Alberto Maicas, que permiten incrementar el trabajo realizado en proyectos como:

METEO, proyecto ATYCA financiado por el Ministerio de Industria y realizado en colaboración con el Instituto Cerdá de Barcelona, cuyo objetivo es la realización de una aplicación informática que permita el diseño y optimización energética de edificios, incorporando por primera vez un modelo de evaluación ambiental de materiales y técnicas. El programa METEO, que supone la actualización de MEDEA, sirve de pauta para el diseño que presentan muchos de los arquitectos que concursarán a las diversas fases de la urbanización Parque Goya (antigua Ciudad Jardín Puerta de los Pirineos).

Proyecto en Sarriguren (Navarra), en el que se realiza la auditoria energética del proyecto urbanístico del mismo nombre en la periferia de Pamplona, y en el que se sientan las bases para un proyecto posterior de construcción de una aplicación informática que facilite el análisis energético de proyectos urbanísticos (URSOS).

MES RES, proyecto dentro del programa SAVE, realizado en colaboración con el Instituto Cerdá, y con equipos de las ciudades de Bolonia y Edimburgo. El objetivo general del proyecto es identificar procedimientos que permitan introducir medidas de apoyo a la incorporación de energía renovables en el diseño de edificios.

Convenios con el Ayuntamiento de Zaragoza y el Instituto del Suelo y de la Vivienda en Aragón (ISVA), que permiten consolidar el trabajo en Parque Goya y su aplicación en posteriores proyectos como Valdespartera y Alfajarín.

Además de los proyectos señalados arriba, colaboran en la vertiente de producción de materiales multimedia para difusión de resultados diversas personas como son Marta Enrich (que sustituye a María Velázquez), Enrique Miedes y César García.


 

Año 2000


En el último periodo (2000-2002) y para apoyar nuevos proyectos, se incorporan Julio Alquezar, Luis Lorente, José César Ramos, Juan Carlos Rafales, Diego Martínez y Óscar Morales, que asumen tareas en los proyectos realizados con:

  • HYSPALIT (estudio sobre el comportamiento térmico de las termoarcillas comparado con un cerramiento convencional de doble hoja),
  • Cerámicas Casao (diseño y posterior evaluación de un cerramiento tipo sándwich),
  • Plan Parcial de la urbanización de Valdespartera (inclusión en el Plan Parcial de medidas obligatorias o recomendaciones para el diseño de edificios (9600 VPO) de alta eficiencia energética en Zaragoza).
  • En colaboración con la Fundación Ecología y Desarrollo:
  • Certificación Energética de Edificios de Aragón , convenio firmado con el ISVA (Instituto del Suelo y la Vivienda de Aragón), Instituto dependiente del Gobierno de Aragón,
  • Tres ciudades por el Sol, del programa Altener
  • Ordenanza sobre colectores solares, convenio con el Ayuntamiento de Huesca.
  • URSOS, proyecto sobre urbanismo sostenible en colaboración con el IDAE.
  • Desarrollo urbanístico del Prat de Llobregat. Análisis y definición de las características de definición de diseño bioclimático en actuaciones urbanísticas en las zonas Eixample Prat Nord y sector Seda.

 

En la actualidad

En la actualidad el GEE está envuelto en diferentes proyectos, siendo RENAISSANCE uno de los más importantes.

RENAISSANCE es un proyecto de investigación y demostración dentro de la iniciativa CONCERTO cofinanzada por la Comisión Europea, a través del 6° Programa Marco.

El proyecto RENAISSANCE aborda el renacimiento, la construcción para una mayor calidad de vida; se trata de demostrar que las buenas prácticas medioambientales tienen sentido político, económico y social.

El acrónimo significa ‘Energía renovable actuando en comunidades sostenibles y nuevas’. Busca el éxito mostrando soluciones prácticas para necesidades energéticas locales. Se aplican soluciones muy innovadoras, con gran potencial inmediato para su réplica en el resto de Europa. El epicentro del proyecto son las personas, aprendiendo lo que necesita la comunidad local en términos de soluciones energéticas que se pueden desarrollar para cubrir sus necesidades.

El proyecto RENAISSANCE se desarrolla en dos ciudades, Zaragoza (Estado español) y Lyon (Francia). En Zaragoza este proyecto se está desarrollando en dos barrios bien diferentes: Valdespartera y Picarral.

Valdespartera es el resultado del trabajo de un equipo que proyectó el barrio buscando ofrecer las mejores condiciones a los futuros vecinos. La tipología de las calles (con una red abundante de vías de muy baja velocidad) contribuye a crear espacios sin la presión de los coches, dando prioridad a las personas. Tampoco se ha descuidado el transporte público, permanente reivindicación ciudadana que la llegada del tranvía ayudará a satisfacer. La recogida neumática de basuras, más discreta e higiénica que el método tradicional de la flota de camiones; el anillo de fibra óptica, que abre un abanico de posibilidades en el mundo de las comunicaciones o la creación del Centro del Urbanismo Sostenible, completan una panorámica en la que los aspectos positivos son abundantes.

Así mismo el GEE en el marco de la investigación + desarrollo + demostración ha participado asesorando a distintas municipios y arquitectos para realizar urbanizaciones o edificios más sostenibles.

Así mismo en esta última etapa se está retomando UrSos, el software sobre urbanismo sostenible que Miguel Ángel Hernández comenzó hace unos años. Actualizado a un nuevo lenguaje, se están incorporando nuevas magnitudes e indicadores que lo transforman en un programa más variado y potente. Más información en su web.