Home Historia del GEE
Historia del Gupo de Energía y Edificación - Primera etapa
Indice del artículo
Historia del Gupo de Energía y Edificación
Sus inicios
Primera etapa
Segunda etapa
Año 2000
En la actualidad
Todas las páginas

 

Primera etapa.


El edificio Pignatelli (1984) era el antiguo hospicio que fue reconvertido en sede del Gobierno de Aragón por el arquitecto director Nino Cisneros, en cuyo equipo se encuentra el arquitecto Juan Carmona que encarga el estudio del comportamiento energético del edificio. Se realizaron una serie de medidas de temperatura in situ, y se decidió proceder a la simulación eléctrica del comportamiento, al objeto de contrastar los resultados obtenidos. Para ello se construye un simulador a base de resistencias, condensadores, baterías y aparatos de medidas. Los resultados confirman la validez de las medidas previas que muestran una inercia general importante, con casi una amortiguación total de la onda y un enorme retraso en la cesión de la energía. El estudio evitó también una fuerte inversión en aire acondicionado pues los datos mostraban que la temperatura difícilmente superó valores de confort en verano.

Los arquitectos Unceta y Cebrián realizan el primer trabajo de Arquitectura Bioclimática en Aragón que merece este nombre, una vivienda bioclimática unifamiliar en San Juan de Mozarrifar (1984). El proyecto refleja el interés de su propietario, ferviente ecologista con una trayectoria profesional relevante como responsable de medio ambiente en Balay y su empresa sucesora BSH. El equipo universitario define y calcula los siguientes elementos:

  • invernaderos en planta baja,
  • galerías colectoras en la primera planta,
  • muros de carga,
  • chimenea con conductos hacia las habitaciones,
  • colectores de energía solar,
  • manufactura artesanal del propietario,
  • la primera experiencia de un aislamiento exterior en fachada


J.J. Rupérez consiguió llevar a buen término todos los elementos bioclimáticos, como con otras iniciativas.

Dos años más tarde (1986) se lleva adelante un proyecto de evaluación del comportamiento de la vivienda (J.A. Turégano, M.C. Velasco y C. Monné) que muestra el comportamiento altamente satisfactorio de la misma, manifestado en una serie de encuestas sobre confort que periódicamente han ido respondiendo los ocupantes. Las sucesivas respuestas muestran que incluso en los casos en que se alcanzan temperaturas de 18 ºC, las mínimas que se producen, los ocupantes no manifiestan sensación de disconfort. Esta es una confirmación clara del efecto positivo que sobre las sensaciones de confort tienen las temperaturas homogéneas alcanzadas en una vivienda con elevada masa térmica.

Los resultados confirman que, prácticamente, la banda de temperaturas se situó entre los 18ºC en invierno y los 26ºC en verano. Todo ello sin otro apoyo que la mencionada chimenea, que por el tipo de combustible que utiliza no ha permitido una medida fina de la energía consumida.

Después de esta experiencia el grupo entra en una fase de letargo, coincidiendo con el nombramiento de José A. Turégano como director del Centro de Cálculo de la Universidad de Zaragoza (años1984 a 1987). La experiencia permitirá incorporar, posteriormente, al trabajo del grupo, dos de las facetas que lo caracterizarán: la programación de herramientas informáticas de apoyo y la producción multimedia como sistema de difusión de los materiales producidos.